La enología es la ciencia, técnica y arte de producir vino. El enólogo es el asesor técnico responsable de dirigir los procesos de elaboración del vino, desde el cultivo de la vid hasta el embotellado y la comercialización del producto final. Para garantizar la calidad y la seguridad de los vinos, el enólogo debe contar con los mejores materiales y equipos para el transporte y la manipulación de los fluidos, como el mosto, el vino y el agua. 

En este sentido, los racores y las mangueras para vino son elementos fundamentales para el sector enológico, ya que permiten la conexión, la distribución y el control de los fluidos en las diferentes etapas de la vinificación. Los racores son piezas metálicas que se acoplan a las mangueras para facilitar su unión y su desmontaje. Las mangueras son tubos flexibles que se fabrican con materiales resistentes y atóxicos, que no alteran las propiedades organolépticas de los fluidos. 

En Tecniman, somos expertos en soluciones de racores y mangueras para vino y para todo tipo de empresas. Contamos con una amplia variedad de productos específicos para la industria vitivinícola, que se adaptan a las necesidades de cada cliente. A continuación, te presentamos algunos de los beneficios de los racores y mangueras para vino de Tecniman: 

Son resistentes y duraderos, gracias a su fabricación con materiales de alta calidad, como el acero inoxidable, el latón, el PVC o el caucho EPDM. Estos materiales soportan las altas presiones, las temperaturas extremas, los agentes químicos y los agentes biológicos que se encuentran en los fluidos enológicos. 

Son higiénicos y seguros, ya que cumplen con las normativas nacionales e internacionales de salubridad, como la Directiva europea 2002/72/CE, la FDA o la IANESCO. Estas normativas garantizan que los racores y mangueras para vino no contienen sustancias nocivas, como el amianto, el bisfenol A o los ftalatos, que podrían contaminar los fluidos o afectar a la salud de los consumidores. 

Son versátiles y adaptables, ya que se pueden montar con diferentes tipos de racores, según el diámetro, la forma y el sistema de acoplamiento que se requiera. Además, se pueden elegir diferentes tipos de mangueras, según el fluido, la presión y la temperatura que se maneje. Por ejemplo, la manguera Enoflex es ideal para el transporte de mosto, vino y agua, mientras que la manguera Kanaflex es más adecuada para el transporte de aceite, anticongelante y grasa. 

Son fáciles de instalar y de usar, ya que se pueden fijar a la pared, al techo o al suelo, según el espacio disponible y la comodidad del usuario. Además, se pueden conectar y desconectar las mangueras con un simple gesto, sin necesidad de herramientas ni de esfuerzo. 

Son económicos y ecológicos, ya que permiten ahorrar en el consumo de fluidos, al evitar el desperdicio, las fugas y la evaporación. Además, alargan la vida útil de los fluidos, al protegerlos de la oxidación, la contaminación y el deterioro. 

Como puedes ver, los racores y mangueras para vino de Tecniman son una inversión inteligente para tu empresa, que te permitirá mejorar la productividad, la calidad y la seguridad de tu sistema de distribución de fluidos enológicos. 

Si quieres saber más sobre nuestros racores y mangueras para vino, visita nuestra página web aquí o contacta con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte y ofrecerte un servicio personalizado y de calidad.