Blog

Ya disponibles: automoción, EN-854 2TE y cristal reforzado

Este mes hemos añadido cuatro nuevas mangueras a nuestra web:

Estas mangueras industriales se añaden a nuestra amplia gama de mangueras para hidrocarburos, mangueras para agua y mangueras de pvc.

Póngase en contacto con nosotros y pida presupuesto sin compromiso.


cerveza artesana

Mangueras para elaborar cerveza artesana

La cerveza de autor está de moda. Pese a que la cerveza artesana se produce con los mismos ingredientes que la industrial (agua, malta, lúpulo y levadura) las variantes en forma de aroma, color, sabor, volumen o cuerpo son amplísimas. Todo depende de la pericia e imaginación del maestro cervecero. ¿Diferencias con las industriales? Que son cervezas vivas, sin pasteurizar, con el gas carbónico natural procedente de su propia fermentación alcohólica, generalmente con una producción limitada, y con muchas ganas de diferenciarse, de convertirse en experiencia, en un trago singular.

El proceso de elaboración parece sencillo. En primer lugar se cuece la malta de la cebada (o la de trigo, según el tipo de cerveza) en agua. Los maestros cerveceros siempre ponen mucho énfasis en la elección del agua, ingrediente que suele aportar el carácter distintivo a la bebida. El zumo se trasvasa a otra máquina que filtra los restos de malta. El resultado es un caldo dulce, todavía sin alcohol.

A continuación este zumo se cuece con el lúpulo. Ingrediente básico de la cerveza que le aporta amargor y aroma, y tiene propiedades antioxidantes y conservantes. Destruye bacterias, por lo tanto también favorece la fermentación. Además es el culpable de que nos entre hambre cuando nos hacemos una caña. Si el lúpulo se añade a la cocción al comienzo aportará más amargor, si se hace más tarde la cerveza resultante será menos amarga y más aromática.

Seguimos teniendo un zumo dulce y amargo. Eliminar el azúcar es trabajo de las levaduras, que reaccionan con el aire y los azúcares para crear el alcohol. Esto es lo que se conoce como fermentación alcohólica y dura varios días. Una vez pasado este tiempo ya tenemos cerveza apta para consumo aunque sin gas. Las cervezas industriales inyectan el gas de forma artificial. Sin embargo en las cervezas artesanas suelen hacerlo con el proceso conocido como doble fermentación. Es decir, se vuelve a realizar la fermentación dentro de la botella. Se llena con cerveza fermentada y un poco de cerveza sin fermentar. Las levaduras actúan y hacen aumentar el volumen de este aire incrementando la presión y generando el gas. Este proceso dura semanas.

La mayoría de las cervezas artesanas son de tipo ale, de fermentación alta y rápida. Suelen hacerlo a 22 grados, casi el doble de temperatura que las lager, un tipo de cerveza que requiere maquinaria más cara y más tiempo de fermentación.

Magnus Equipo para hacer cerveza casera. Foto: Magnus Gertkemper.

El material necesario para elaborar cerveza casera consta de tres tanques de acero inoxidable, con sus respectivos termómetros analógicos de acero inoxidable, y válvulas con acoples rápidos. También se requieren quemadores de capacidad industrial y mangueras industriales atóxicas de alta presión de doble capa para manejar los fluidos con seguridad. Tecniman dispone de todo tipo de latiguillos homologados para el trasvase de cerveza con todas las normas de certificación. Mangueras técnicas para máquinas llenadoras con extensiones y conexiones asépticas, así como mangueras para productos alimenticios con extremos racorados DIN.

Las principales mangueras para elaborar cerveza artesana son la manguera de caucho Milk, fabricada sobre mandril con interior de caucho NBR blanco atóxico y exterior de caucho CR azul resistente a la abrasión. Lleva intercalado un refuerzo textil de alta tenacidad y una espiral de acero helicoidal. También se puede emplear la manguera de PVC Cristal Reforzado, de gran flexibilidad y de difícil estrangulamiento y rotura en el alargamiento. Por último, destacar las mangueras de silicona. Todas ellas son atóxicas, de uso alimentario y poseen las siguientes certificaciones: FDA (Foods and Drugs Administration); 21 cfr 177.2600; BfR parte XV; y la Norma americana USP Clase VI.

Las terminales de conexión de estos tipos de tubos flexibles se suelen realizar en acero inoxidable 316L con acoples del sistema SZR (Sin Zona de Retención), lo que permite que la unión quede exenta de cualquier contaminación y resulte fácil de limpiar. Estos racores se fabrican según la norma DIN 11851, y son idóneos para su uso en la industria alimentaria, química y farmacéutica.

Foto equipo para elaborar cerveza casera por Magnus Gertkemper http://commons.wikimedia.org/wiki/User:Cjp24


Surtidor de gasolina. Foto de Wikipedia.

La importancia de las mangueras para hidrocarburos

La manipulación de hidrocarburos es tremendamente delicada. Su transporte y trasvase puede acarrear muchos problemas si no disponemos del material y el conocimiento necesario. Un derrame de cualquier hidrocarburo en el agua, por ejemplo, puede convertirse en un desastre ecológico ya que estos compuestos se esparcen con mucha rapidez debido a la importante diferencia de densidades entre ambos líquidos.

Por ello, todo el proceso de bombeo debe realizarse con todas las garantías de seguridad y las mangueras para hidrocarburos deben cumplir todos los requisitos legales. Las presiones que se generan durante el bombeo sumado a la viscosidad de los hidrocarburos pueden averiar las mangueras industriales y sus accesorios, como los racores. De ahí la importancia de elegir el tubo adecuado según la función que vaya a desempeñar y el tipo de hidrocarburo a trasvasar.

Tecniman dispone de una amplia variedad de mangueras para hidrocarburos tanto para su uso en impulsión como en aspiración. Estos tubos flexibles son usados para el paso de gasolina, fuel, aceite o cualquier otro derivado del petróleo, ya sea durante distribución de carburantes con camiones cisterna, la descarga de buques, la carga de combustible en aviación, así como su uso en refinerías y gasolineras.

La manguera para impulsión de hidrocarburos 15 bar está fabricada en caucho NBR negro sobre mandril con refuerzo textil intercalado de alta tenacidad y una espiral de cobre para descargas electrostáticas. La capa exterior es resistente a la intemperie, al ozono y a la abrasión. Los cauchos NBR son los adecuados para estar en contacto con aceites minerales e hidrocarburos.

La manguera de aspiración de hidrocarburos 10 bar también está fabricada con caucho NBR sobre mandril con refuerzo textil intercalado de alta tenacidad y, en este caso, espiral de acero. La capa exterior es conductiva y resistente a la intemperie, al ozono y a la abrasión. Es una manguera industrial idónea para la impulsión y aspiración de hidrocarburos con bajo contenido aromático y aceites. Esta manguera y la anterior siguen la ISO-1307.

Mangueras para hidrocarburos en plataforma petrolífera. Foto de Wikipedia.

Tecniman es proveedor, asimismo, de dos mangueras de caucho sintético: la manguera de automoción, y la manguera EN-854 2TE, reforzada con una malla textil. Ambas resultan idóneas para la conducción de fluidos hidráulicos, aceites minerales e hidrocarburos.

Respecto a las mangueras de plástico, cabe mencionar el tubo Spring-gasoil, fabricado en PVC flexible y plastificantes poliméricos. Tanto la pared interior como la exterior es lisa y entre sus propiedades destaca su elevada flexibilidad y atoxicidad. Entre las aplicaciones más comunes de esta manguera de PVC figuran la aspiración e impulsión de hidrocarburos, tales como gasolina, fuel, aceites y derivados petrolíferos. Este tubo cumple con la normativa UNE –EN-23994/93.

Por otro lado, las mangueras tipo composite están específicamente preparadas para trasvasar productos de camión a tanque o de tanque a tanque. Aunque pueden desempeñar cualquier operación de carga y trasvase, instalaciones en tierra, brazos de carga y aplicaciones marinas. Entre las características principales de estas mangueras figuran su polivalencia: puede ser empleada para trasvasar hidrocarburos o cualquier otro fluido ya que su recubrimiento interior es personalizable. Destaca, asimismo, su ligereza aunque su resistencia a la presión es alta y se puede modificar ampliando el grosor de su pared interior. Y por último, cabría mencionar su flexibilidad gracias a dos espirales, interior y exterior, que aseguran robustez y radios de curvatura mínimos para adaptarse a todo tipo de operaciones. Sigue la normativa EN-13765:2003.

Foto plataforma petrolífera por http://commons.wikimedia.org/wiki/User:Cjp24
Foto surtidor de gasolina por http://commons.wikimedia.org/wiki/User:Cjp24


Mangueras y racores en la industria vitivinícola

Son muchos procesos, tecnologías y conocimientos desde la recolección de la uva hasta el embotellado del vino. Los viticultores y vinificadores buscan constantemente nuevas herramientas para mejorar la calidad y los rendimientos de los vinos, sin desechar aquellas técnicas tradicionales que han mostrado su fiabilidad a los largo de los siglos. La vinificación moderna ha puesto sus ojos en la fermentación. Esta etapa ha concentrado los grandes cambios en la elaboración del vino: se produce más y de mejor calidad gracias al control de la fermentación.

Después de estrujar y despalillar los racimos que llegan a la bodega, las uvas pasan a una cuba para que comience la fermentación (en la elaboración del vino blanco hay un paso intermedio, el prensado, que aclara el mosto). Es fundamental el control de la temperatura durante la fermentación. Los sabores y aromas intensos se obtienen a temperaturas más elevadas, mientras que la frutalidad y la delicadeza nacen de una fermentación a baja temperatura. Las cubas de fermentación eran tradicionalmente de madera de roble. Existe una corriente que postula que este material es preferible al acero inoxidable. Sin embargo, son muchas las ventajas del acero, como un mayor control de la temperatura y más facilidad a la hora de limpiar los depósitos. También hay tinas de barro y de cemento, cada material posee una serie de ventajas e inconvenientes.

Una vez concluida la fermentación, comienza la etapa del descubado, es decir, el vaciado y trasiego del vino desde un depósito a otro. Las mangueras empleadas para el transporte deben ser elegidas teniendo en cuenta, por un lado, la sustancia que se quiere transportar, así como las características técnicas de la propia manguera industrial, entre las que destaca la inalterabilidad de los sabores y aromas.

Mangueras y racores en la industria vitivinícola

En este sentido, los tubos flexibles utilizados para conducir mosto, vino o alcoholes en general deben cumplir la normativa vigente y sólo deben emplearse para transportar los citados productos y agua. Las mangueras para productos alimenticios específicas para la industria vitivinícola fabricadas por Tecniman pueden ser de PVC, como la Enoflex, que cumple con la Directiva europea 2002/72/CE, y su última revisión 2007/19/CE para los simulantes A, B Y C; o de caucho EPDM, como la Kanaflex, que cumple con la normativa FDA e IANESCO y está libre de ftalatos. La diferencia fundamental entre las de PVC y las de caucho es que estas últimas tienen mayor durabilidad.

Enoflex es una manguera roja fabricada en PVC flexible y reforzada con espiral de PVC rígido indeformable, con pared interior y exterior lisa, atóxica y de uso alimentario, que resiste a los alcoholes y productos químicos en general. Por su parte, Kanaflex es una manguera de pared interior blanca en caucho EPDM, con refuerzo textil y espiral exterior de polietileno en color verde o naranja, atóxica y de uso alimentario. Otra manguera de PVC no específica para vino aunque utilizada en esta industria sería el modelo Spring: translúcida, fabricada en PVC flexible y reforzada con espiral de acero galvanizado. Para ensamblar las mangueras industriales y enlazarlas con los depósitos se emplean racores de acero inoxidable. Este material es el más adecuado para racorería en términos de higiene y durabilidad.

Foto tanques de fermentación por http://commons.wikimedia.org/wiki/User:Cjp24


Página 5 de 5Primero...345